Ho sentim, aquesta entrada no està disponible en català For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

▬Descarga la entrevista en formato PDF

Hay muchas manera de recoger datos y hacer gráficos después. Sin embargo, nadie lo hace con la imaginación de Domestic Data Streamers, un equipo de diseñadores e investigadores que inventa nuevos métodos de visualización de datos. Con sus instalaciones analógicas, representan cada respuesta de un modo sorprendente, divertido y muy estético. Con ellos, cambia la manera cómo hemos entendido hasta ahora la infografía y la estadística.

1. ¿Qué es exactamente Domestic Data Streamers y cómo surgió?

Domestic Data Streamers es un experimento, un patio de juego donde convertimos datos en helio, en cerveza o incluso en lencería íntima. Surgió en septiembre del 2013, cuando nos invitaron a participar con una intervención mural en un festival de Street-Art y nos planteamos cómo podríamos conseguir generar una pieza visual a través del paso de las personas. Empezamos con ideas muy abstractas, pero al final analizamos el estado anímico de todas las personas que pasaron por delante de un muro a lo largo de 24 horas. Cuando vimos el resultado nos dimos cuenta de que teníamos algo gordo entre manos y decidimos tirar del hilo hasta donde estamos hoy.

¿Y dónde estamos hoy? Pues preparando “La máquina definitiva” para la nueva exposición del CCCB de Barcelona sobre Big Data, un proyecto en colaboración con la empresa Counterest, donde el tiempo que el visitante le dedica a cada artista irá generando, sin que el público lo sepa, un infográfico sobre el impacto que tienen las obras de arte en las personas.

 

Domestic Data Streamers. Instalación Golden Age en el Festival Ús Barcelona.

Domestic Data Streamers. Instalación Golden Age en el Festival Ús Barcelona.

2. ¿Os podéis dedicar exclusivamente a esto, o cada miembro del equipo tiene un proyecto aparte?

Principalmente, nos dedicamos a la venta y exportación de frutos tropicales a los países nórdicos, porque hay una gran oportunidad de mercado con poquísima competencia, claro que tienes que estar muy encima de los proveedores, puertos y transportes. Aún hoy, seguimos intentando desvelar la incógnita de cómo vivir de proyectos como éste. Si resolvemos el misterio prometemos hacer un tutorial y colgarlo en Youtube. Creative Commons ante todo.

3. Nos podemos imaginar la respuesta, pero ¿cuál sería el valor que aporta hacer bases de datos visuales y en tiempo real en comparación con los gráficos más tradicionales?

El 90% de los datos que existen se han generado en los últimos dos años, esto significa que el 99’99999..% de los datos que existen han nacido en un entorno digital. Nuestra aportación es, precisamente, cuestionar eso. ¿Es el entorno digital el mejor para entender lo que los datos significan? ¿Para comunicarlos? Nosotros sostenemos que no, que una realidad analógica siempre será más cercana a la naturaleza humana y, consecuentemente, a su comprensión.

4. ¿Qué tiene que ver Domestic Data Streamers con las teorías y prácticas de intervención en el espacio público y de participación ciudadana?

Nuestro trabajo se basa en generar sistemas, es el público quien construye las instalaciones, nosotros sólo generamos escenarios, contextos donde hablar, donde sintetizar realidades. La relación es estrecha: espacio público, arte público. Abrimos estos sistemas a todo el mundo, es más, sin esta participación ciudadana nuestras instalaciones carecerían de sentido.

 

Domestic Data Streamers. Instalación Lifesline en Disseny Hub Barcelona.

Domestic Data Streamers. Instalación Lifesline en Disseny Hub Barcelona.

5. Habéis estado recientemente en el Ús Barcelona, un festival que reinventaba un espacio urbano en desuso. ¿Cómo describiríais la experiencia y en qué se basó vuestra obra?

El proyecto en Ús Barcelona fue increíble, no sólo por estar en ese espacio histórico que había sido sede de un mercado tan peculiar como los Encants Vells, sino por su propio público: había la mayor y más pintoresca variedad de gente de la que hemos podido disfrutar jamás en un festival. A diferencia de la mayoría de eventos de este tipo, el público no era sólo gente interesada en arte urbano, y eso nos fascinó. La pieza que hicimos se llamaba “Golden Age” y cuestionaba la existencia de esta mitificada edad de oro. Le preguntamos a todo el mundo que edad le gustaría tener y que edad tenía realmente. Cruzábamos los datos en una matriz y en su intersección colocábamos una sección de árbol. De esta forma podías ver cómo se elevaban los patrones sociales. ¿La conclusión final? No existe la Golden Age, la gran mayoría es feliz con la edad que tiene (sobretodo, la gente que está en la década de los 40).

 

6. ¿Cuál es la infografía cuyos resultados más os han sorprendido?

Aún no estamos seguros del todo, aunque los más estúpidos suelen ser los más interesantes. Por ejemplo, en la instalación que hicimos en la Feria de Arte Contemporáneo de Barcelona descubrimos que un gran porcentaje de gente zurda prefiere una cuchara antes que un tenedor.

7. Entre la espada y la pared: si os tuvierais que definir con sólo dos proyectos, ¿cuáles serían?

Esto es como que te digan a que hijos quieres más. Nosotros al mayor, “Lifeline”, y al más pequeño: “Yes vs No”. Estos dos lo abarcan todo. “Yes vs No” fue la primera instalación que hicimos, la más improvisada, con menos recursos y con menos idea de lo que estábamos haciendo. Tuvo lugar en una plaza de la zona del Paral·lel en Barcelona que reúne gente con edades y perfiles muy distintos. De hecho, hay desde un hotel de 5 estrellas a bloques de barrio, un colegio público y otro privado, una de las discotecas más concurridas de la ciudad y un espacio que es referencia internacional en el mundo del skate. En este contexto, lo que nos pareció interesante fue ser capaces de generar un termómetro del estado de ánimo de la gente que pasaba por la plaza. Preguntábamos a todos, sencillamente: ¿sí o no? Ahí entraba el debate, la debacle filosófica en muchos casos. Aparte de esto, les preguntábamos la edad e íbamos dibujando un círculo en función de cada respuesta: la posición del circulo venía dada por la hora en que se había tomado el dato, el color por la respuesta al “sí o no”, y el radio lo hacíamos en función de la edad. ¿Conclusiones? Los abuelos que madrugan, suelen estar de peor humor que lo abuelos que frecuentan la plaza por la tarde. De 5 a 6, hay una gran ola de negatividad, probablemente dada por todos los que salen de trabajar (infelices ellos).
Por otro lado, “Lifeline” ha sido la última instalación que hemos hecho, también la más grande, con una superficie de 60 por 30 metros en el mayor espacio del Disseny Hub Barcelona. En este caso, preguntábamos a parte de la edad y el sexo, hasta que edad les gustaría vivir o, visto de otra forma, cuándo querían morir. Las columnas representaban la edad real, mientras que las filas la edad a la que les gustaría morir. Con cada respuesta, cruzábamos los dos datos y en la coordenada cambiábamos el globo blanco inicial por uno negro. Cuanta más gente coincidía, más se elevaba el globo negro. Al tener un cantidad tan grande de variables –teníamos una retícula de 840 posibilidades–, por primera vez integramos datos tomados físicamente en el espacio y en diferentes puntos de Barcelona, pero también a través de Internet. Aún estamos estudiando los datos… Eso sí, participaron un par de personas que, sorprendentemente, hace años que creen que deberían estar muertos. Optimistas que supieron burlar la muerte.

Domestic Data Streamers. Instalación urbana Yes vs No.

Domestic Data Streamers. Instalación urbana Yes vs No.

8. Si ahora mismo os dijéramos: podéis escoger cualquier ciudad del mundo y preguntar a la gente lo que más os apetezca, ¿dónde irías y qué pregunta haríais?

Al Vaticano: ¿Carne o pescado?

9. ¿Hay colectivos y estudios que hayan hecho algo similar anteriormente y que ahora sean para vosotros un referente?
No hay mucha gente que trabaje sobre los datos de la forma en que lo hacemos, pero sí tenemos referentes que nos insipran, desde conceptos de investigación como los de Jonathan Harris o Aaron Koblin, al modo como trabajan la visualización y la forma gente como Troika, Alex Posada o Pelle Cass.

10. ¿Alguna pregunta que no os hayamos hecho y que os gustaría contestar?

El Horóscopo. Somos todos capricornio.

www.domesticstreamers.com