Ho sentim, aquesta entrada no està disponible en català For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

▬Descarga la entrevista en formato PDF

Joan Tarragó es ilustrador y director de arte. Hoy tiene su propio estudio en Barcelona, pero desde que consiguió una beca hace diez años para estudiar en Atenas, no ha dejado de viajar, sobretodo entre sus otras ciudades: Berlín, París y Biarritz. Sus proyectos van desde la ilustración más pura al diseño de moda, pasando por la pintura, el Street Art y el diseño gráfico. Ha trabajado para marcas como Converse, Quiksilver, Ambiguous Clothing, Nike o Rayban, aunque su obra más personal, repleta de animales y personajes fantásticos, paisajes simbólicos, líneas y texturas, le ha llevado a formar parte de importantes festivales y exposiciones. Ahora, por ejemplo, mientras lo entrevistamos, va de camino al Art Basel de Miami. Ni más ni menos.

1. Diseño gráfico, ilustración, Street Art… ¿Qué ámbito describe mejor quién es Joan Tarragó?

Todos mis proyectos empiezan dibujando a mano, boli negro y papel blanco (ilustración). Cuando tengo el dibujo preparado, continuo el proceso de forma digital; lo limpio y lo perfilo jugando con la multitud de herramientas que proporcionan Adobe Photoshop y Illustrator (diseño gráfico). Una vez la imagen está madura, me encanta estamparla, así que preparo una pantalla de serigrafía para poder reproducirla manualmente y pegarla en el entorno público (Street Art). Me resulta difícil entonces etiquetarme en un ámbito concreto, ya que el proceso entero pasa por varias disciplinas y cada una de ellas me ofrece sensaciones concretas y me llena de forma distinta, aunque creo que el hilo conductor que sirve de vínculo entre estos ámbitos es la Ilustración.

2. ¿Hasta qué punto consideras que tener experiencia estudiando y trabajando en otros países es importante? ¿Cómo crees que tus días en Atenas, Berlín y París se refleja hoy en tu trabajo?

La primera pregunta me trae a la cabeza la frase de “The magic happens out of your comfort zone!”. Salir de mi zona de confort hizo que pasaran (y me sigan pasando) cosas inesperadas, nuevas, mágicas, únicas, originales, frescas e inimaginables. Cuando te sitúas en la periferia y lo ves todo con perspectiva, te llegas a dar cuenta de la grandísima cantidad de opciones y caminos que puedes elegir. Es justamente ahí cuando se te empiezan a agudizar los sentidos, se te abre la mente, desarrollas la paciencia y las capacidades comunicativas aumentan. Te ayuda a comprender el mundo un poquito más y creo que esto es algo esencial para cualquier persona que su pasión sea la de comunicar o transmitir un mensaje.

En cuanto a la segunda pregunta, cada ciudad en la que he vivido me ha marcado de una forma distinta. Atenas me dió la libertad y la confianza como para saltarme aquellas barreras imaginarias que a veces nos creamos nosotros mismos. La posibilidad de perderme dibujando durante meses en ese país y por sus islas despertó una especie de monstruo que desde entonces no ha parado de devorar y producir imágenes. Fue en esa etapa cuando nacieron un grupo de dibujos de personajes nuevos que, poco a poco, país a país, fueron evolucionando.

Berlín hizo que todo este imaginario cogiera forma y se materializara, que saltara del papel a la ropa, de las 2 a las 3 dimensiones. Junto con Karen Scholz, mi compañera de viaje en Grecia y de proyecto Berlín, llevamos a cargo una colaboración entre las disciplinas diseño-arte / moda-pintura. El resultado final fue la colección de artefactos-moda Drawellink Places. Este proyecto, diseñado, pintado y cosido en Berlín resultó ser un pasaporte para entrar en el Studio de John Galliano en París (gracias a ser finalistas al premio mundial de diseño ITS #5, en Trieste, Italia). Posteriormente, a través de otro premio europeo de diseño (Stiftung der Deutschen Bekleidungsindustrie, Munich, Alemania), el director creativo de Quiksilver Europa nos invitó a ir a la central europea de la marca en San Juan de Luz (país vasco francés) para interpretar la marca de surf por medio de nuestro estilo gráfico/moda realizando una colección de ropa de edición limitada que aparecería en 2009.

3. ¿Nos explicas cómo es trabajar en el estudio de John Galliano?

Después de haber estado trabajando durante años con medios muy limitados, entrar en el estudio de John Galliano es como estar en el Disneyworld de los estudios y los talleres. Pero eso no es todo. Estuve compartiendo una de las salas junto con un grupo de diseñadores internacionales con habilidades muy concretas elegidos específicamente por la “head designer” y reclutadora, que en ese momento era Elisa Palomino, para trabajar en equipo y poder conseguir resultados únicos e inéditos. Allí me encontraba yo. Era el único que no procedía de diseño de moda así que empecé a generar gráficos sin parar, pintar sobre materiales, dibujar sobre piel, bordar sobre sedas, siempre con mis personajes pero esta vez jugando dentro el mundo de John Galliano. En un mes conseguí posicionarme y a la print designer del estudio le gustaron mis diseños, ¡así que me propuso pasar a ser su asistente! No me pude negar.
¡Fue genial! Hicimos grandes experimentos juntos; se trataba de soñar con libertad a través de los briefings de las colecciones. Muchos de los gráficos que realizamos no se acababan produciendo pero nos servían para llegar a los prints definitivos. Todo fluía, no seguíamos tendencias, las creábamos.

4. ¿Qué es lo mejor y lo peor de tener tu propio estudio y ser tu propio jefe?

Lo mejor: poder trabajar desnudo :)
Lo peor: cuando la línea que separa la vida profesional de la personal empieza a desaparecer.

5. ¿De qué proyecto estás más orgulloso? ¿Por qué?

Al no poderme inclinarme por uno en concreto, comentaré dos que me hacen sentir muy orgulloso. En primer lugar, “Drawellink Places”, un proyecto al que le tengo mucho cariño puesto que fue una apuesta muy, muy complicada y dio un resultado genial materializado en los tres premios que ganó. Gracias a este proyecto se encendió la locomotora del estudio.

Finalmente, la “Special Guest Collection” para Quiksilver. Me ayudó a realizar uno de mis sueños de cuando era pequeño: ¡dibujar para una marca de surf! Este proyecto fue como un parto, duró 9 meses y durante este tiempo diseñamos una colección de verano para hombre con 19 referencias/productos, desde zapatillas hasta boardshorts pasando por camisetas, shorts, sudaderas, chaquetas y camisas. Todo realizado bajo un estilo y concepto propio muy personal. Quien me hubiese dicho cuando era un chaval que Phil Grace, uno de los fundadores de Quiksilver, me felicitaría por mi trabajo para su marca. ¡Ese momento fue genial!

6. Es curioso que un ilustrador formado en bellas artes casi no use más colores que el blanco y negro. ¿Hay alguna razón concreta que nos puedas desvelar?

¡El blanco y el negro, la mancha, las líneas, las tramas, el negativo y el positivo me vuelven loco! Me encanta el contraste que se genera, ese aspecto de esbozo como medio crudo y el momento de inacabado. Me parece más directo y cercano.

7. Mirando los detalles de tus ilustraciones te puedes pasar un buen rato. Y para crearlas, ¿cuánto tiempo necesitas? Pongamos un ejemplo concreto: la ilustración “Wynwood Eye” para Art Basel en Miami.

Concretamente, en esta ilustración estuve trabajando 4-5 días. “Wynwood Eye” es el dibujo que he elegido para pintar en Art Basel Miami 2013. Forma parte de una colección de imágenes que estoy realizando llamada “Marañas”. Consiste en crear composiciones abstractas gráficas de líneas caprichosas que crecen orgánicamente sin una dirección establecida, pero al aplicarlas, con el efecto espejo, de repente se ordena y todo coge sentido. Se crea un tipo de escudo, con sus momentos mandala, fractal… Es un caos ordenado que parece describir muy bien mis últimos años.

8. ¿Cómo se combinan y coexisten el trabajo personal y el creado para marcas comerciales?

Je je je… qué bueno. Éste ha sido uno de los temas de discusión entre mis amigos cuando nos pedimos consejo de cómo hacer y presentar los trabajos. En mi caso, se ve claramente que trabajo con ilustraciones personales por un lado y gráficos comerciales por el otro. Hay una parte de los trabajos comerciales que están resueltos con mi estilo de ilustración y hasta ahí todo bien, ¡perfecto! Son trabajos que puedo mostrar junto a lo más personal. Sin embargo, hay otras veces que los gráficos que realizo no tienen mucho que ver con mi estilo, por ejemplo en los proyectos de desarrollo gráfico textil para marca de ropa. Es ahí donde se me generaba la duda: ¿hay que crear una página web paralela a la personal para no mezclar peras y manzanas? Pues creo que no. Peras y manzanas, para mí, quedan muy bien juntas. Me parece interesante enseñar los distintos estilos/lenguajes gráficos que puedo desarrollar. ¡Todos estos trabajos han sido challenges superados y estoy feliz de mostrarlos en mi web!

9. Nos ha encantado tu pintura mural para el Festival Asalto de Zaragoza, realizado con Margue López, con quien colaboras habitualmente. Cuéntanos sobre VWorkshop, vuestro tándem creativo.

VWorkshop es un colectivo creado en Barcelona en 2008, aunque ya lo soñaba antes de que naciera. Un tándem entre Margue López y un servidor, un colectivo de artistas-diseñadores que trabajan bajo una misma dinámica creativa. Cruzamos nuestros caminos en la facultad de Bellas Artes de Barcelona, pero no fue hasta dos años más tarde cuando decidimos crear el estudio de producción gráfica V.W.
Somos dos amantes del grafismo y del espacio, del volumen y el detalle, de las dos y las tres dimensiones, de la ilustración, la tipografía, el cartelismo y los mensajes.
Actualmente, la principal actividad del grupo consiste en darle vida a un lenguaje gráfico único experimentando con gran cantidad de técnicas y una amplia variedad de materiales naturales. La obra de nuestro colectivo es una combinación entre los imaginarios gráficos de cada uno. Mi parte del tándem se encarga de ilustrar un mundo de animales y personajes fantásticos, espacios sagrados cargados de simbolismo y curiosas tramas, trazos y texturas. Una atmósfera de ritual lista para mezclarse con el delicado escenario elaborado por Marga, lleno de tipografía y vegetación. Un sin fin de líneas orgánicas que crecen caprichosamente entrelazándose con patrones geométricos para dar marco y posada a una fauna que le encanta aparecer por la calle.

10. ¿Alguna pregunta que no te hayamos hecho y que te gustaría contestar?

¡Claro que sí! Quería comentar que esta entrevista ha sido escrita a lo largo de este viaje increíble en el que estoy inmerso ahora mismo. Las preguntas las he respondido desde Medellín, Cartagena, Bogotá y Miami. Entre momentos de euforia, libertad, fiebre, fiesta, cansancio, alegría, estrés, felicidad y bastante locura. Este viaje termina con el proyecto que estoy a puntito de empezar en Art Basel Miami; cada vez que pienso en él se me dibuja una sonrisa de niño que no hay quien me la saque. Todo está listo para hacer la ilustración de “Wynwood Eye” sobre una de las paredes del centro del barrio de Wynwood de Miami, The Miami Art District, del 4 al 8 de Diciembre. Paralelamente, tomaré parte en una exposición colectiva llamada “Shoot for the Moon”, y también participaré en el “EXTRACT Wynwood’s First Street Art Fair”. ¡No podría ser más feliz!

Foto Joan Tarragó: Ferran Casterà
www.joantarrago.com