Ho sentim, aquesta entrada no està disponible en català For the sake of viewer convenience, the content is shown below in one of the available alternative languages. You may click one of the links to switch the site language to another available language.

▬Ver artículo en TheTrendNet

La guerra de iPhone contra Android tiene muchas versiones: desde la batalla empresarial más sofisticada, a los divertidos encuentros que se han hecho ya en distintas ciudades en los que se organizan dos equipos (claro, sí, uno de iPhone y otro de Android) para que gane el mejor teniendo en cuenta que el combate se hace con pistolas de agua.

Sin embargo, yo no quiero mojarme. Sin decir qué sistema prefiero, me parece oportuno aprovechar este espacio para difundir las novedades más interesantes, ya sean de iPhone o de Android. Y resulta que la aplicación que quiero compartir hoy es de Apple. Concretamente, la nueva versión 2.2.0 de MyPantone para iPhone y iPad, que incluye 336 nuevos colores de PANTONE MATCHING SYSTEM para papel estucado y no estucado, además de las guías Pantone Plus Series, Goe y Fashion + Home. Seguro que ya conocíais la aplicación desde hace tiempo, pues es una referencia para los diseñadores, pero que puedas disponer de un Pantone en el móvil o en tu tablet en cualquier lugar y que además esté mejorada, es noticia.

Puedes crear paletas de colores y compartirlas al momento con amigos o clientes. Si acabas de sacar una foto y decides que quieres extraer una paleta de colores Pantone a partir de este paisaje que tan bien te ha quedado retratado, puedes hacerlo. Si quieres ver una gama de colores en harmonía a partir de un color, también. Para calibrar los colores y que se mantengan exactos a lo que ves en la pantalla, puedes usar el dispositivo PANTONE/X-Rite. Y, en fin, que puedes hacer muchas cosas. Si no fuera una expresión pasada de moda, diría que lo que puedes es flipar en colores (eso sí, pagando los 7,99€ que vale la aplicación). En cambio, os digo que leáis la información de la web:

Y para demostrar que no quiero mojarme en esta guerra de iPhone y Android (porque, eso sí, la mía es una guerra con pistolas de agua), queda pendiente un post dedicado a Android. Prometido.